La unión en el matrimonio y la creación de un ambiente positivo, hará que los hijos asuman su compromiso durante una crisis económica.

En un matrimonio, ante una crisis económica, una situación económica verdaderamente difícil, la unión y comprensión familiar, son las mejores alternativas para sobrellevar este impase.

La unión de los esposos y la creación de un ambiente positivo, hará que los hijos asuman esta dificultad como un evento más de la vida que además de fortalecerlos, les permitirá aprender a afrontar situaciones similares en un futuro.

Lo más conveniente en estos casos es involucrar a los hijos y hacerles partícipes de la situación que vive la familia. Desde luego, no con un mensaje dramático sino esperanzador, el niño comprenderá que la familia se encuentra ante una situación de necesidad y todos juntos van a hacer lo posible para que todo vaya mejor, y lo van a conseguir.

Se le puede decir "no podemos tener esto, pero hay otras cosas importantes, porque fíjate tenemos esto otro", explica Celso Arango director de Psiquiatría del Hospital Gregorio Marañón en un artículo del diario Abc.

El experto aconseja que "en la medida de sus capacidades, los padres cuenten con los niños y les comuniquen las cosas, porque tan solo el hecho de formar parte de la unidad familiar es para ellos muy importante".

Igualmente sucede con los hijos adolescentes, conviene tenerlos en cuenta e invitarles a que participen en algunas decisiones.

Lo anterior ayudará a propiciar un contexto de unión familiar que hará más llevadera esta dificultad.

La doctora Lenna Ontai, en un artículo de la Universidad de California, indica:

"En los estudios realizados en los últimos 30 años se ha comprobado que la mejor manera en que una familia realmente puede superar una crisis económica es básicamente manteniéndose unida y trabajando como equipo (…) Los adultos en el hogar deben enfocarse en mantener una relación positiva entre sí, sin importar si hay dinero o no lo hay"

Superar una crisis económica


Cada caso que se presenta es único, las condiciones varían de familia a familia y en todo matrimonio, sin embargo ante una crisis económica, hay varios sucesos que se pueden llegar a presentar:

1.- Los antojos de los hijos.
El deseo de tener más y más, muchas veces influenciados por sus amigos con mayores capacidades económicas o por la misma publicidad, será un reto que los padres deberán aprender a manejar.

Es primordial enseñarles a los hijos a valorar lo que tienen, sin pretender tener lo que no está a su alcance.

2.- Los hijos deben formar parte de las decisiones familiares.
Cuando los hijos (en especial los adolescentes) se sienten apreciados y además se les consulta su opinión, son más propensos a concientizarse de la situación por la que se atraviesa y además colaboran con mayor disposición.

Hay algunas decisiones que papá y mamá deben tomar solos, pero hay otras que pueden contar con el consentimiento de los hijos.

3.- Que el ambiente familiar no se vea afectado.
No se le puede añadir un problema a otro problema: una crisis matrimonial o un conflicto con los hijos, hará mucho más complejo el dilema económico. A

nte dificultades como éstas, se debe conservar la unión y la tranquilidad, pues la angustia no deja ver el panorama contiguo y se perderán de vista las posibles salidas.

Un ambiente familiar armonioso, ayudará a que el problema sea tratado con efectividad.

4.- Las crisis son cíclicas.
Hoy estamos bien, mañana no sabremos, o viceversa.

Como en la mayoría de los casos, los ciclos acompañan la vida, hay momentos buenos y otros no tan buenos, por eso tener presente que vendrán tiempos mejores, hará que la esperanza sea la que reine en lugar del desespero.

5.- Presupuesto familiar.
Se presente crisis económica o no, el presupuesto familiar es una herramienta esencial que permite conocer la realidad de las finanzas del hogar.

Llevar un presupuesto mensual, es una medida preventiva que invita al orden y al buen manejo del dinero.

Asimismo, crear un ambiente de ahorro en la familia, donde los hijos reserven parte de sus mesadas para diferentes propósitos, hará que tomen esta convicción como parte de su vida.

6.- El matrimonio, más unido que nunca en la crisis.
Las crisis económicas o en general todas las dificultades, permiten madurar, crecer y hasta pueden fortalecer el matrimonio. Eso depende de la actitud con que se tome la situación.

Es importante estar muy unidos en los momentos de escasez material, apoyarse mutuamente y ser positivos para lograr superar la adversidad.

7.- Todos deben cooperar.
Cuando una familia trabaja como equipo, quiere decir que tanto los padres como los hijos, deben buscar soluciones para salir adelante y hacerle frente a la crisis económica. Cada uno, a la medida de sus posibilidades, debe aportar a la economía familiar.

Toda crisis económica, pequeña o grandes, trae consigo riesgos, pero estos riesgos, si los sabemos manejar, pueden transformarse en nuevas oportunidades.

Muchos de los grandes negocios familiares han surgido en tiempos de crisis, han dejado la vergüenza aun lado y realizado quizás una labor que no va de acorde con su preparación académica pero que les han dado excelentes resultados.

Publicado originalmente en: LaFamilia.info, autor: LaFamilia.info